Las manchas en la parte blanca del ojo - Esclerótica





Las manchas en la parte blanca del ojo - Esclerótica 

La esclerótica o también llamada "parte blanca del ojo", es una membrana de color blanco, gruesa, resistente y rica en fibras de colágeno. Es una de las capas más externas del globo ocular. Se encuentra totalmente vascularizada y cubierta por un tejido transparente llamado conjuntiva. Su función es la de proteger el interior del globo ocular.

Podemos considerar que la esclera es la piel del ojo ya que dependiendo de la raza y color de cada persona variará la tonalidad del blanco que en general se presenta. Sin embargo, las condiciones ambientales actuales no permiten mantener el color como lo tuvimos al nacer. Efectos externos como la contaminación o productos tóxicos que utilizamos (no precisamente directo en los ojos) y ciertas enfermedades como la hepatitis pueden llegar a generar pigmentación de la conjuntiva o de la esclerótica. Este efecto suele causar molestias a nivel estético en quien lo padece.

La enfermedad hepática es la única que hará cambiar de coloración la esclera de forma uniforme a un tono amarillento. Las demás manchas que puedan llegar a aparecer se deben a un cambio de pigmentación por la exposición al sol o productos tóxicos.

Cuando una persona presenta manchas como lunares café gris o negro hay que acudir a consulta a revisión para darles seguimiento y mantenerlos en observación: cambios de color o aumento de tamaño.

Si la aparición de estas manchas o cambio de coloración se presenta con síntomas como dolor e intolerancia la luz o el sol se tiene que atender inmediatamente con un oftalmólogo. Si no hay dolor lo más probable es que se trate de un efecto común del sol similar al efecto que produce en la piel, cabello y color de ojos.

Todas aquellas estructuras corporales que se vean afectadas por la cantidad de melanina son propensas a sufrir cambios de tonalidad debido a la cantidad de rayos UV proyectados de manera directa. En este sentido, la solución para evitar que la esclerótica no se vea afectada o recupere parte de su color natural es utilizar lentes oscuros con protección UV o polarizados.

Lo síntomas adicionales como ojo rojo o sequedad ocular pueden ser causados por permanecer mucho tiempo en computadora o frecuente exposición solar. Estos síntomas siempre se presentaran en la conjuntiva y no son permanentes. Sin embargo siempre hay que acudir con especialista para tener el tratamiento adecuado.

Por último. Hay que tomar en cuenta que es difícil mantener u obtener de nuevo nuestras características originales ya que con el paso del tiempo todo cambia y nuestra apariencia también, sin embargo, sí es posible prevenir.

Usa lentes y visita a tu optometrista o médico al menos una vez al año.