Algunas enfermedades de los párpados

La mayoría de nosotros no pone atención a los párpados a menos que presenten problemas. Pero los párpados son esenciales para el bienestar de los ojos, ya que lubrican los ojos, evitan su irritación, los protegen de la luz, la intemperie y nos ayudan a dormir. También enmarcan nuestros ojos y les dan expresión.

Hay varias enfermedades de los parpados que pueden afectarnos; veamos cuáles son y cómo se pueden tratar:

Dermatocalasis: mejor conocida como ojos dormilones u ojos tristes, puede afectar los párpados inferior y superior. Este padecimiento afecta la visión periférica y a los ojos puede hacerlos parecer y sentirse cansados. Si los parpados inferiores están significativamente dañados, provoca molestias al usar lentes. El tratamiento para la dermatocalasis es una técnica llamada blefaroplastía. Es una cirugía ambulatoria y requiere anestesia local. Esta diseñada para corregir el aflojamiento de la piel del párpado y se retiran los depósitos de grasa. Esta cirugía es muy sencilla y es el tratamiento más efectivo.

Blefaroptosis:  es una condición que causa que el párpado superior se caiga. El párpado cubre gran parte del ojo y obstruye considerablemente la visión. Puede ser congénita, hereditaria o adquirida y es causada por una interferencia en los músculos que levantan el ojo. Existen varios tipos de cirugía para tratar la blefaroptosis. El procedimiento más apropiado dependerá de la fuerza del músculo que levanta el párpado. Pero el objetivo es reacomodar el párpado y restaurar la visión a su estado normal.

En general, son procedimientos sencillos y se realizan con anestesia local.

Entropión: ocurre cuando el párpado inferior y las pestañas se invierten. Esto se debe a una relajación del tejido del párpado con el paso del tiempo. El problema es que el párpado y las pestañas están constantemente rozándose contra la cornea, causando la sensación de que hay basuras en el ojo.  Esto también provoca lagrimeo excesivo, ojos rojos y brote de pus que, en conjunto, obstruyen la visión. Si no se trata a tiempo, el Entropión puede causar infección y daños en la córnea. El tratamiento requiere un cirugía ambulatoria y anestesia local. Se utilizan varias técnicas quirúrgicas para ajustar y reacomodar el parpado. Una vez que se efectúa la cirugía, el párpado deja de irritar la córnea. Esto alivia el enrojecimiento, el lagrimeo y la sensación de basuras en el ojo.

Ectropión: es una anormalidad en que el párpado inferior se tuerce hacia fuera y pierde contacto con el ojo. Es padecido por adultos mayores, pues el margen palpebral se afloja con el tiempo. Aunque es un padecimiento común en los pacientes de mayor edad, puede ser también el resultado de traumas, quemaduras y cáncer en la piel. También puede ocurrir después de una parálisis facial y puede agravarse si se provocó lagrimeo excesivo en el paciente, esto separa aún más el párpado del ojo. Los síntomas del ectropión incluyen: lagrimeo abundante, costras en el margen palpebral, pus, infección y visión reducida. Al estar expuesta esa zona del ojo se seca, se enrojece y se inflama. Y en consecuencia, el ojo se daña. El tratamiento puede constar de lágrimas artificiales y pomadas lubricantes para proteger la córnea. En caso de no responder favorablemente al tratamiento, la cirugía para ectropión será necesaria. Si el ectropión fue provocado por cáncer en la piel, parálisis facial u otro problema, deberá ser tratado al mismo tiempo que los demás problemas.

Blefaritis: es un enrojecimiento crónico, irritación e inflamación del párpado, el cual puede dar pie a una infección en todo el ojo. Los efectos a largo plazo de la blefaritis incluyen: adelgazamiento del margen palpebral, pérdida de pestañas, entropión o torcimiento del parpado hacia dentro, ectropión o separación del párpado, e irritación crónica de los ojos. El tratamiento de la blefaritis consiste en aplicar compresas calientes, limpieza y aplicación de pomadas antibióticas en los párpados.

Hay varios padecimientos que pueden afectar a los párpados y la visión. Entre ellos están las inflamaciones, orzuelos, cáncer de piel, tumores y quistes.

Los párpados son un pilar importante de la visión. Si usted nota algún problema en sus párpados, hable con su Oftalmólogo.